Alter G como herramienta de rehabilitación

En la rehabilitación física, el objetivo es restaurar la función, mejorar la circulación, así como evaluar, tratar y prevenir la disfunción. Son muy numerosas las posibles causas de la disfunción del movimiento en los pacientes, entre ellas se encuentran: dolor, edema y debilidad. La cinta Alter G desempeña un papel vital en cada una de las fases de rehabilitación, disminuyendo el tiempo de recuperación y optimizando los resultados: abordar el dolor y la inflamación en las primeras etapas, para ayudar con la resistencia y el entrenamiento de la velocidad en las últimas fases.

Alter G es útil en la rehabilitación de las fracturas por estrés (de metatarsos, de tibia, de fémur,…), en las lesiones que hayan implicado la rodilla, en las operaciones o demás intervenciones de las extremidades inferiores que han necesitado un periodo de inmovilización, etc.

Hacer ejercicio con ingravidez significa que el paciente puede correr, caminar, saltar y hacer ejercicios de soporte de peso en el equipo sin que sus articulaciones, la espalda baja, las rodillas, etc… se vean afectadas.

En un estudio médico de tres semanas con 25 adultos obesos con osteoartritis moderada de rodilla, utilizando la máquina dos veces por semana mejoró significativamente la fuerza y la función muscular: el dolor de rodilla al caminar también se redujo.